ARMONÍA

Piensa blanco. Siente blanco. Actúa blanco.

Cuando dentro de ti,

 todo fluye en armonía.

Cuando dentro de ti,

todo está en sintonía.

Cuando dentro de ti,

se une una melodía.

Cuando todos tus sentidos,

forman un equipo.

Cuando uno más uno no son dos,

si no tres.

Piensas, sientes y actúas en una misma dirección,

con un mismo objetivo,

recorriendo el mismo camino.

 

 

Cuando dejamos de hacer caso o no prestamos la atención suficiente a lo que ocurre en nuestro interior, cuando dejamos de lado los sentimientos y sensaciones para solo escuchar al ego, dejamos de estar en armonía con nosotros mismos, con nuestro entorno y con quienes nos acompañan en nuestro viaje vital.

Comienzan los problemas y empezamos a poner obstáculos. Creamos los conflictos, uno tras otro.

Seamos fieles a lo que sentimos, a nuestras sensaciones fuera del ego perturbador y destructor.

Debemos seguir una línea en la que haya fluidez entre lo que pensamos, sentimos y hacemos.