RENDIRSE, OTRO TIPO DE ÉXITO

Descansa

 Relájate

Disfruta

 

Hay momentos en los que no estamos hechos-as para luchar. Otros que tampoco tenemos que estar en una batalla. No siempre habrá una victoria a nuestro gusto.

A veces hay que aprender a rendirse ante ciertas situaciones, frente a emociones y sentimientos que por mucho que hagamos, por mucho que nos enfrentemos a ellos, seguirán estando y siendo, una parte de nosotros-as.

Subir una cima casi inalcanzable, nadar a contra corriente, no siempre es la adecuada solución o quizás, no es el momento. Ir en contra de la fluidez de los acontecimientos hará que choquemos una y otra vez con la realidad. La realidad de rendirse y dejar las cosa como son, como fueron.

Todo es posible al igual que aprender a rendirse. Unas veces se lucha hasta conseguir la victoria pero rendirse también es otra faceta de ganar, de tener éxito. Es una proeza desde el saber ESTAR estático. Sin exigencias, sin expectativas. Porque cuánto más esperamos, más planeamos, menos aparece el premio. En cambio en otras ocasiones cuando nada buscamos, aterriza o llega un elemento , una situación, una persona, un trabajo, una pareja, una casa… Cuando menos lo esperábamos, aparece.