El pasado, pasado es.

Normal 
 0 
 
 
 21 
 
 
 false 
 false 
 false 
 
 ES-TRAD 
 JA 
 X-NONE 
 
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
 
 
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
    
  
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
  
   
 
 /* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
	{mso-style-name:"Tabla normal";
	mso-tstyle-rowband-size:0;
	mso-tstyle-colband-size:0;
	mso-style-noshow:yes;
	mso-style-priority:99;
	mso-style-parent:"";
	mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt;
	mso-para-margin:0cm;
	mso-para-margin-bottom:.0001pt;
	mso-pagination:widow-orphan;
	font-size:12.0pt;
	font-family:Cambria;
	mso-ascii-font-family:Cambria;
	mso-ascii-theme-font:minor-latin;
	mso-hansi-font-family:Cambria;
	mso-hansi-theme-font:minor-latin;}
 
    Todos tenemos un  pasado,  más agradable o no tan agradable. Tenemos  traumas ,  problemas  y situaciones que nos hicieron enfermar. El pasado no solo es  negatividad,  también hubieron días soleados y llenos de risas. Buenas y grandes experiencias.  Positividad  y  optimismo  de lo que sucedió. Todo en su conjunto dio  color  a nuestras vidas y por eso hoy, somos quien somos.  No nos cojamos fuertemente de la mano del pasado aterrador porque nos hará vivir una eterna depresión. Pero tampoco vivamos una añoranza de los buenos  tiempos  ya que viviremos ausentes en un  amor platónico vital.   El  pasado  pasó, ya ocurrió y no hay nada que hacer. Sólo esta vivo en los recuerdos. Recuerdos que debemos abrazar y aceptar de forma amigable y amorosa, porque sin ninguno de ellos, no estaríamos donde estamos. No podemos vivir en el pasado y quedarnos atrapados porque la vida continua, sigue delante de nosotros,  AQUÍ Y AHORA , no ayer. La vida es aquello que sucede cuando planeamos cosas pero también cuando estamos encallados en lo que pasó. Cojamos las riendas del presente y continuemos.  Hay  huellas  de todos los colores, de todos los tamaños, casi perfectas y hasta deformadas, incluso, en algunos momentos ni siquiera hay huellas pero, cada uno de ellas hicieron posible nuestro camino,  nuestra historia .  No tenemos que rechazarla ni ignorarlas ni desear que se vuelvan a repetir.  Están y fueron. Son parte de nosotros.  Solo es un pasado. Solo son  recuerdos.         “Dejemos un gran pasado para continuar un vivo presente con vistas a un futuro"

Todos tenemos un pasado, más agradable o no tan agradable. Tenemos traumas, problemas y situaciones que nos hicieron enfermar. El pasado no solo es negatividad, también hubieron días soleados y llenos de risas. Buenas y grandes experiencias. Positividad y optimismo de lo que sucedió. Todo en su conjunto dio color a nuestras vidas y por eso hoy, somos quien somos.

No nos cojamos fuertemente de la mano del pasado aterrador porque nos hará vivir una eterna depresión. Pero tampoco vivamos una añoranza de los buenos tiempos ya que viviremos ausentes en un amor platónico vital.

El pasado pasó, ya ocurrió y no hay nada que hacer. Sólo esta vivo en los recuerdos. Recuerdos que debemos abrazar y aceptar de forma amigable y amorosa, porque sin ninguno de ellos, no estaríamos donde estamos. No podemos vivir en el pasado y quedarnos atrapados porque la vida continua, sigue delante de nosotros, AQUÍ Y AHORA, no ayer. La vida es aquello que sucede cuando planeamos cosas pero también cuando estamos encallados en lo que pasó. Cojamos las riendas del presente y continuemos.

Hay huellas de todos los colores, de todos los tamaños, casi perfectas y hasta deformadas, incluso, en algunos momentos ni siquiera hay huellas pero, cada uno de ellas hicieron posible nuestro camino, nuestra historia.

No tenemos que rechazarla ni ignorarlas ni desear que se vuelvan a repetir.

Están y fueron. Son parte de nosotros.

Solo es un pasado. Solo son recuerdos.

 

“Dejemos un gran pasado para continuar un vivo presente con vistas a un futuro"

Te quiero VS Te amo

Te amo

Ti amo

I love you

Je t’aime

Ich liebe dich

Te quiero, te amo, te deseo, te adoro…. Ninguna de estas palabras son iguales aunque vayan en la misma línea. La línea de mostrar afecto por otra persona. ¿Piensas que ‘querer’ y ‘amar’ es lo mismo? O, ¿una es más fuerte y poderosa que otra?.

La diferencia es la connotación inconsciente, o no tan consciente, de estos verbos. Querer es acción, es poseer, es dependencia, es no ser libre. Te quiero conmigo; te quiero para mi; te quiero aquí y ahora; te quiero para siempre… Aunque decimos te quiero a nuestros padres, amigos/as o parejas, hay que ser conscientes de la realidad que proyecta esta frase. Siempre creímos que demostraba el amor real y sincero mientras que la cara oculta es, dependencia y posesiónde la persona a quién va dirigida. Sobretodo si nos referimos al contexto de las relaciones de pareja. Te quiero es agarrar a alguien y posicionar lo donde uno desea encarcelando en nuestra propiedad sentimental. Demostrando las posibles carencias afectivas que tuvimos en nuestras infancia, sobretodo en los primeros cinco años de vida. Los cuales son los mas importantes y relevantes a la hora de mantener cualquier tipo de relación con otras personas.

En cambio amar proviene directamente del amor, del sentimiento del corazón, y para muchos, del alma. Proyección directa sin juicios, con libertad. Amar es aceptar a la otra persona con sus virtudes y defectos, con sus más y sus menos. Amar es dejar libertad a la otra persona, no arrinconarlos con nuestros traumas y no priorizar lo. “Primero me amo a mí. Después te amo a ti.” Amar es un amor incondicional respetando cualquier aspecto, sin anteponer ni proyectar nuestras dificultades. Ni haciendo responsable a la otra persona de lo que deseamos que nos de. Amar es no tener expectativas idealizadas de lo que tiene que ser y lo que no.