Tiempo

20180913_142738_0001.png

Quien invierte tiempo en cuidar sus relaciones, sin importar de qué tipo, es porque muestra interés en ellas✨


Por supuesto que hay excepciones y situaciones. Sin embargo cuando alguien pospone y se excusa frecuentemente con el tiempo es porque no estás entre sus prioridades.

Ir deprisa en una relación sexual para que el tiempo pase ya, es por no gustar el acto en sí o por no tener el suficiente interés por la persona.

No dedicar tiempo en la relación de pareja es la excusa para tomar distancia y alejarse.

En las relaciones de amistades han podido emerger otras prioridades o ha cambiado el sentido de ésta misma.

Y tú, ¿Pones de excusa el tiempo cuando realmente quieres alejarte de alguien o priorizados otras cuestiones y no sabes cómo comunicarlo?

Ansiedad. ¿Qué es?

ansiedad.jpeg

En la última década el concepto ansiedad está a la orden del día tanto en la vida personal –familia, amistades, relaciones afectivas- como en el ámbito laboral. La mayoría de las personas tienen una ligera idea sobre qué trata este malestar, el cual si no se aborda con las herramientas adecuadas o en su debido tiempo, puede declinar en un trastorno de ansiedad o fobia. Actualmente la sintomatología es compartida cada vez más por miles de personas independientemente de su estatus socioeconómico. Mismos síntomas, diferentes fuentes de origen.

En cambio muchas otras no son conscientes de estar dentro del espectro ‘ansioso’, esto es debido a la normalización de una sociedad que evoluciona a gran velocidad y que no tiene tiempo para descansar y relajarse. El nivel de exigencias y competencias son cada vez mayor a la par que aumentan las preocupaciones, los miedos y  las dudas de un futuro cercano. Muchos de estos factores son mas bien creados por la sociedad competitiva y consumista en la que nos vemos envueltos.

Por otro lado mencionar que la ansiedad es una emoción natural que comprende las reacciones que tienen los seres humanos ante la amenaza de un resultado negativo o incierto –Según la SEAS, sociedad española para el estudio de la ansiedad y el estrés-. Es decir, es una respuesta natural de nuestro organismo ante ciertas situaciones y contextos que creemos no controlar.

 

‘La ansiedad se caracteriza por una preocupación, miedos, nerviosismo e intranquilidad excesiva. Se transforma en un problema o malestar significativo cuando los síntomas se agudizan en el tiempo o se convierten en un estado crónico, el cual dificulta o imposibilita nuestro vida diaria. Afectando al plano físico, emocional y conductual, deteriorando la capacidad adaptativa de la persona.

 

A continuación presentamos brevemente cuales son los síntomas. No mencionaremos los tipos por prevenir un autodiagnóstico erróneo por parte de los lectores. La siguiente lista solo es orientativa e informativa. En caso de cualquier duda o sentirse identificado en la mayoría de los síntomas acuda a un profesional de la salud mental.

 

¿Cuáles son los síntomas?

Físico: sudoración, sequedad bucal, mareos, inestabilidad, temblores, tensión muscular, cefaleas, taquicardias, palpitaciones, ahogo o dificultad respiratoria, estreñimiento, diarrea, problemas en la esfera sexual

Psicológicos y conductuales:  excesiva preocupación y aprensión, sensación de agobio, miedo a perder el control, miedo a volverse loco o sensación de muerte inminente, irritabilidad, inquietud, conductas de evitación de determinadas situaciones, obsesiones, compulsiones, inhibición o bloqueo psicomotor

¿Por qué acudir a un profesional de la salud mental?

En ocasiones nuestro propio malestar y desequilibrio emocional nos impiden observar y utilizar nuestras herramientas para gestionar las dificultades en la búsqueda del bienestar. Además de, no conocer la diversidad de recursos que puede haber para solventar dicha problemática.

Dentro del equipo de CEPFAMI* tenemos profesionales los cuales se encargan de realizar un acompañamiento personal y un programa terapéutico adaptado para gestionar la ansiedad y las fobias aplicando ejercicios de respiración consciente y ‘mindfullnes’.

*Centro en el cual ofrezco mis servicios terapéuticos y he cedido el anterior texto a su blog.

Tabú silenciado

IMG_6369-2.jpg

Actualmente vivimos en una era postmoderna "tecnologizada", la cual nos ha ayudado a evolucionar y avanzar a pasos gigantescos, pero que puede ser igualmente responsable de un gran dilema que nos frena, bloquea y entorpece, sobre todo a nivel personal –a veces también en lo profesional-: "Estoy abrumado/a, estresado/a,perdido/a, desmotivado/a… ¿Debo acudir al psicólogo?, ¿Cuándo?, ¿Tengo que ir al psicólogo aunque no esté “loco”? Muchas personas siguen pensando que ir al psicólogo es "cosa de locos" o de personas extremadamente hundidas.

Si nos paramos a reflexionar un momento, nos daremos cuenta que la sociedad actual corre desmesuradamente, enseñándonos a ser los/asmejores, a competir entre nosotros/as y no a cooperar, a estar a la última en todo. Trabajo, hogar, imagen personal, nutrición… Estamos dejando de ser personas para ser máquinas. Máquinas esclavas del orden social, sin descanso, que olvida su parte emocional, su humanidad.

Llega un momento en nuestras vidas en que no podemos más, el vaso está a rebosar de la multitud de cargas y responsabilidades. Cuando estamos en este punto, en ocasiones, cualquier complicación se nos hace un mundo, desembocando en una crisis emocional, un malestar interno y un desequilibrio. O por el contrario, cuando conseguimos encontrar paz y tranquilidad surgen los conflictos internos por el hecho de haber estado tantos años enfocados en lo laboral o en cualquier otro asunto que nos haya disociado de nuestra parte emocional, de nuestro mundo interno. Entonces es el momento de plantearnos qué debemos hacer.

Signos para acudir a un psicólogo/a.

Resumido de manera general hemos aportado algunos de los signos o señales más comunes :

  • Estrés
  • Ansiedad
  • Cansancio y pérdida de vitalidad
  • Flujo de pensamientos negativos y desmotivación
  • Auto-desvaloración, apatía
  • Rabia y agresividad
  • Tristeza
  • Complicación de la relaciones personales –amistades, familia, pareja, laboral-
  • Rupturas, duelo, conflictos relacionados con traumas…

 

De repente aparece en nuestras vidas dichas señales mencionadas anteriormente, las cuales nos resultan difíciles de gestionar o de abordarlas para que no nos afecten,  interrumpiendo así nuestro curso natural diario. A veces no tenemos las herramientas y recursos adecuados para afrontar los momentos complicados, constatamos que estamos sin fuerzas. Posiblemente tengamos una sensación de no hacer las cosas correctamente ni de tomar las decisiones apropiadas.

Los profesionales de la salud mental, el bienestar y el desarrollo emocional sano, aconsejamos pedir ayuda externa cuando nos encontremos en un callejón sin salida. A menudo, es más apropiado acudir a profesionales para contemplar desde otra perspectiva nuevas soluciones, herramientas y recursos. El objetivo es poder elaborar nuevas estrategias para solventar cualquier conflicto.

Queremos que deje de ser una barrera y un tabú acudir a consulta ya que en muchos momentos, de manera individual y aislada, no sabremos cómo seguir construyendo nuestro camino.

Actuamos desde la prevención, atención e intervención personalizada. Sin olvidar la total confidencialidad de nuestros pacientes.
 

*Texto cedido al blog de CEPFAMI. Centro donde ofrezco mis servicios terapéuticos

Una clave en las relaciones de pareja

Una relación de pareja debe tener en cuenta unos aspectos básicos como son la comunicación, el respeto, la negociación, la aceptación de diferencias y las responsabilidades compartidas.  Pero se nos suele olvidar una de las más importantes, el espacio individual de cada miembro. Su propia historia, camino y vida como ser individual. Muchas veces las parejas cometen el error en caer en la creencia o el mito de ser ‘UNX’ como pareja. ERROR!! Esto traerá mas conflictos y problemas a la pareja, creará situaciones mas complicadas en vez de fáciles. Respetar el espacio vital de cada unx es uno de los aspectos más importantes dentro de una relación de pareja sana. Compartir más allá de la exclusividad de la pareja es una clave.

Somos seres sociables y necesitamos el contacto con otras personas; hablar con tus amigxs, ver un partido de fútbol mientras te bebes una cerveza, irte de compras con tus amigxs, salir de fiesta con tus compañerxs de trabajo…

No importa si no se comparten o se tienen los mismos gustos u hobbies. No pasa nada si no se hace todas las actividades del día a día juntxs. Lo que importa es encontrar un equilibrio y construir otro camino entre lxs dos. Con nuevos proyectos y nuevas actividades u hobbies. Crear el camino de vuestra relación de pareja.

 

 

‘Una relación de pareja es un equipo de 3. Tú camino, su camino y vuestro camino’

Te quiero VS Te amo

Te amo

Ti amo

I love you

Je t’aime

Ich liebe dich

Te quiero, te amo, te deseo, te adoro…. Ninguna de estas palabras son iguales aunque vayan en la misma línea. La línea de mostrar afecto por otra persona. ¿Piensas que ‘querer’ y ‘amar’ es lo mismo? O, ¿una es más fuerte y poderosa que otra?.

La diferencia es la connotación inconsciente, o no tan consciente, de estos verbos. Querer es acción, es poseer, es dependencia, es no ser libre. Te quiero conmigo; te quiero para mi; te quiero aquí y ahora; te quiero para siempre… Aunque decimos te quiero a nuestros padres, amigos/as o parejas, hay que ser conscientes de la realidad que proyecta esta frase. Siempre creímos que demostraba el amor real y sincero mientras que la cara oculta es, dependencia y posesiónde la persona a quién va dirigida. Sobretodo si nos referimos al contexto de las relaciones de pareja. Te quiero es agarrar a alguien y posicionar lo donde uno desea encarcelando en nuestra propiedad sentimental. Demostrando las posibles carencias afectivas que tuvimos en nuestras infancia, sobretodo en los primeros cinco años de vida. Los cuales son los mas importantes y relevantes a la hora de mantener cualquier tipo de relación con otras personas.

En cambio amar proviene directamente del amor, del sentimiento del corazón, y para muchos, del alma. Proyección directa sin juicios, con libertad. Amar es aceptar a la otra persona con sus virtudes y defectos, con sus más y sus menos. Amar es dejar libertad a la otra persona, no arrinconarlos con nuestros traumas y no priorizar lo. “Primero me amo a mí. Después te amo a ti.” Amar es un amor incondicional respetando cualquier aspecto, sin anteponer ni proyectar nuestras dificultades. Ni haciendo responsable a la otra persona de lo que deseamos que nos de. Amar es no tener expectativas idealizadas de lo que tiene que ser y lo que no.