El poder de los abrazos

poder de abrazos.jpg

¿Te has preguntado alguna vez si prefieres DAR o RECIBIR abrazos? ¿O quizás ambas? ¿Tal vez ninguna?

Abrazar forma parte de nuestra comunicación afectiva. Y no abrazamos de la misma manera a todas las personas; abrazos fuertes, suaves, eternos, cortos, de complicidad, de amistad, de pareja.... Incluso rechazamos abrazar según quién o la propia situación.

Los abrazos nos unen más a aquellas personas que queremos y amamos. Son símbolos de unión y amor.

¿Cuántas veces y durante cuánto tiempo abrazas a tus seres queridos?

Hoy le dedico este post a quién me enseñó que un abrazo, o mejor dicho, miles de abrazos que nos hemos ido dando durante nuestra relación de amistad, me hacía estar mas cerca de él y mas conectada en mi.

Rechazaba abrazos constantemente, me sentía vulnerable y no podía sostener que alguien me tocará tanto. Hoy por hoy, gracias a él y a las diferentes formaciones vivenciales, puedo abrazar de corazón a corazón a mis seres queridos. Puedo abrazarme a mi misma.

El abrazo puede ser una gran herramienta terapéutica tanto a nivel individual, de pareja como de grupo. Puedes trabajar las emociones que se esconden a la hora de aceptar y rechazar un abrazo, la complicidad de una pareja, la compasión de un grupo, la fobia al contacto, el rechazo al amor, la creencia de ser vulnerable…

Los abrazos mueven, remueven y unen el mundo interno con el externo. El externo con el interno. Tiene una utilidad comunicatoria afectiva que dejamos en el olvido. Dicen que una imagen vale mas que mil palabras. Un abrazo transmite mucho más que ciertos diálogos.

¿Cómo te has sentido cuando te han dado un abrazo breve y con una palmadita en la espalda? Un abrazo que te lleva a la desconexión, lejanía. Puede ser un abrazo “comprometido”, incómodo y poco –o nada- afectivo.

Te recomiendo que a partir de ahora pruebes a abrazar de corazón a corazón a tus seres queridos. Un brazo por encima del hombro y el otro por debajo de la axila. La persona con quien te abraces debe de hacer lo mismo para así encajar como si fueran piezas de lego. Cerrad los ojos, pechos pegados, corazón a corazón, abraza desde el amor, inhala y exhala suavemente y déjate sentir. ¿Cómo se siente al dar este tipo de abrazo?

Si quieres comenzar un proceso de crecimiento personal o terapéutico escríbeme a koslerclaudia@gmail.com

Salud Sexual: Suelo pélvico o Periné

SS Suelo pelvico.jpg

Actualmente escuchamos mucho sobre ejercicios para el suelo pélvico (ejercicios de Kegel), fisioterapeutas especializados en suelo pélvico, talleres para conocer y cuidar el periné¿Por qué se ha vuelto tan importante? El suelo pélvico o periné se encuentra en la parte inferior de la pelvis por lo que sostiene mayormente nuestro tronco y los órganos que se hallan en la zona pélvica. Está entre el pubis y el coxis, alrededor de los genitales y el ano. Está implicado en los siguientes movimientos: andar, correr, saltar, estornudar, levantar peso, y  durante el proceso de estar embarazada, cuando se da a luz, control de esfínteres (urinario y fecal), en las relaciones sexuales; interviene en las erecciones masculinas y eyaculaciones, beso de Singapur.

 

Principales funciones del periné:

-       Continencia: control de esfínteres para una correcta micción y defecación.

-       Sostén: sostiene el útero, la vagina, la vejiga y el recto.

-       Sexual: los músculos perineales tonificados mejoran la calidad de las relaciones sexuales                (orgasmos, erecciones, eyaculaciones…).

-       Reproductiva: cuando se está embarazada el periné ayuda a que la cabeza del bebé rote              produciendo una contracción refleja en el útero (reflejo expulsivo), provocando un deseo de          empujar en la embarazada.

rombo periné.jpg

Localización y denominación de los músculos del suelo pélvico o periné.

Rombo periné H.jpg

¿Qué ocurre si no cuidas el suelo pélvico o periné?

Si no se cuida el periné, el cual está formado por un entramado muscular, de tejidos conjuntivos y de ligamentos, podemos sufrir pérdidas de orina o fecales, prolapsos (descenso) de vagina, vejiga, del útero, del intestino delgado, del recto y debilitamiento de las erecciones y eyaculaciones.

Si quieres comenzar un proceso de cuidado del suelo pélvico es recomendable acudir a un especialista de suelo pélvico o periné para realizar una evaluación correcta del estado de ésta y proporcionar los ejercicios adecuados para tu caso. No dudes en acudir cuando presentes molestias durante las relaciones sexuales, cuando tengas pérdidas de orina, fecales o de gases, después de un parto natural o por cesárea o si eres un deportista asiduo.

 

Hay muchos mitos entorno a fortalecer y tonificar esta área ya que siempre se ha recomendado ejercicios para embarazadas o personas de edad avanzada. Lo ideal es comenzar desde la juventud para prevenir cualquier disfunción o problema en un futuro. Además de potenciar y mejorar la calidad de la vida sexual para todas las personas en general, sin importar edad ni género. Tenemos que tener en cuenta dentro del cuidado del periné y la salud, la sexualidad como otra área importante. Como profesional de la sexualidad desde la rama psicológica, soy consciente de la importancia de apoyarme en otros profesionales para poder ofrecer un servicio completo y holístico a mis clientes.

Hay muchos casos de disfunciones sexuales que además de cursar un problema o dificultad a nivel cognitivo, conductual y emocional, hay un problema orgánico o físico relacionado con el suelo pélvico y la conciencia corporal.

Por tanto si queremos tener una buena calidad de vida sexual, disfrutar de manera satisfactoria y placentera debemos de cuidar entre otros aspectos, la nutrición, las emociones, nuestro modelo sexual y nuestro cuerpo sin olvidar el periné.

Recordad de tratar la sexualidad de una manera holística, desde lo más terrenal a lo más espiritual. La sexualidad no solo es mecánica y materia, química hormonal, parte de ella sí, pero también es conexión, unión, sentimientos y emociones que forman parte de nuestra esencia, de nuestro ser.

 

Cualquier duda o comentario sobre sexualidad puedes escribirme a koslerclaudia@gmail.com. Dudas o comentarios sobre suelo pélvico puedes contactar con Alba Romero Gutiérrez, fisioterapeuta especialista en reeducación de suelo pélvico en alba_ripo@hotmail.com

 

Realidad VS Expectativas

_MG_3254.jpg

Cuántas veces habremos creado 'películas' -y peliculones- en nuestra cabeza sobre alguien.

En ocasiones idealizamos a las personas desde nuestro prisma e interpretación mental. La cual muchas veces se aleja de la realidad.

Es muy común en las relaciones de pareja encontrar este discurso : " Es que antes no era así", " Ha cambiado!"... Cuando vemos la vida y las personas con nuestras 'gafas' dejamos de ver una realidad para ver nuestra película, nuestros cuentos.

Vivimos sumergidos en un continuo de expectativas, y no pasa nada mientras seamos capaces de identificarlas para que no se apoderen de nuestra historia.

' Las apariencias no engañan. Engañan las expectativas.'

Tabú silenciado

IMG_6369-2.jpg

Actualmente vivimos en una era postmoderna "tecnologizada", la cual nos ha ayudado a evolucionar y avanzar a pasos gigantescos, pero que puede ser igualmente responsable de un gran dilema que nos frena, bloquea y entorpece, sobre todo a nivel personal –a veces también en lo profesional-: "Estoy abrumado/a, estresado/a,perdido/a, desmotivado/a… ¿Debo acudir al psicólogo?, ¿Cuándo?, ¿Tengo que ir al psicólogo aunque no esté “loco”? Muchas personas siguen pensando que ir al psicólogo es "cosa de locos" o de personas extremadamente hundidas.

Si nos paramos a reflexionar un momento, nos daremos cuenta que la sociedad actual corre desmesuradamente, enseñándonos a ser los/asmejores, a competir entre nosotros/as y no a cooperar, a estar a la última en todo. Trabajo, hogar, imagen personal, nutrición… Estamos dejando de ser personas para ser máquinas. Máquinas esclavas del orden social, sin descanso, que olvida su parte emocional, su humanidad.

Llega un momento en nuestras vidas en que no podemos más, el vaso está a rebosar de la multitud de cargas y responsabilidades. Cuando estamos en este punto, en ocasiones, cualquier complicación se nos hace un mundo, desembocando en una crisis emocional, un malestar interno y un desequilibrio. O por el contrario, cuando conseguimos encontrar paz y tranquilidad surgen los conflictos internos por el hecho de haber estado tantos años enfocados en lo laboral o en cualquier otro asunto que nos haya disociado de nuestra parte emocional, de nuestro mundo interno. Entonces es el momento de plantearnos qué debemos hacer.

Signos para acudir a un psicólogo/a.

Resumido de manera general hemos aportado algunos de los signos o señales más comunes :

  • Estrés
  • Ansiedad
  • Cansancio y pérdida de vitalidad
  • Flujo de pensamientos negativos y desmotivación
  • Auto-desvaloración, apatía
  • Rabia y agresividad
  • Tristeza
  • Complicación de la relaciones personales –amistades, familia, pareja, laboral-
  • Rupturas, duelo, conflictos relacionados con traumas…

 

De repente aparece en nuestras vidas dichas señales mencionadas anteriormente, las cuales nos resultan difíciles de gestionar o de abordarlas para que no nos afecten,  interrumpiendo así nuestro curso natural diario. A veces no tenemos las herramientas y recursos adecuados para afrontar los momentos complicados, constatamos que estamos sin fuerzas. Posiblemente tengamos una sensación de no hacer las cosas correctamente ni de tomar las decisiones apropiadas.

Los profesionales de la salud mental, el bienestar y el desarrollo emocional sano, aconsejamos pedir ayuda externa cuando nos encontremos en un callejón sin salida. A menudo, es más apropiado acudir a profesionales para contemplar desde otra perspectiva nuevas soluciones, herramientas y recursos. El objetivo es poder elaborar nuevas estrategias para solventar cualquier conflicto.

Queremos que deje de ser una barrera y un tabú acudir a consulta ya que en muchos momentos, de manera individual y aislada, no sabremos cómo seguir construyendo nuestro camino.

Actuamos desde la prevención, atención e intervención personalizada. Sin olvidar la total confidencialidad de nuestros pacientes.
 

*Texto cedido al blog de CEPFAMI. Centro donde ofrezco mis servicios terapéuticos

Crea, no imites.

Actualmente seguimos copiando, inconscientemente, los modelos de vida de nuestra familia, sobretodo de nuestros padres o lo que dicta la sociedad. Sumada a la cultura que vivamos. No solo copiamos la manera de vivir si no los contenidos como los valores, ideales o misiones.  Pero sobretodo, los modelos de pareja. Tendemos a tener una relación de pareja semejante a la de nuestros padres o incluso de nuestros abuelos.  Todo atraído desde el inconsciente. Al final yal cabo, repetimos los mismos modelos de conducta como si estuviéramos cortados por el mismo patrón. Esto tampoco quiere decir que absolutamente todo el mundo siga este río pero sí, la mayoría.

Muchas personas tienen muy claro el querer cambiar, mejorar o eliminar ciertos patrones de sus vidas en cambio, otras no. Ya sea por ignorar este suceso o por estar cómodamente instalados en el estilo “habitual” de vida. 

Un gran porcentaje de la población no se para a pensar si es lo correctamente adecuado para ellxs mismxs. Si realmente es lo que quieren. A veces no hay la capacidad suficiente para entender porqué ciertos patrones no nos hacen sentir bien, en paz. En ocasiones no se fluye en el cauce adecuado pero se intenta nadar a contra corriente como un salmón que se dispone a desovar. Aquí la diferencia es que para el salmón es ley de vida, es natural. Nosotrxs debemos encontrar donde sentirnos bien, cómodxs, con fluidez, con paz y armonía.

En momentos nos damos cuenta de lo que hicimos mal, ya sea en una relación de amistad, laboral o de pareja, a veces a tiempos, a veces tarde.  Nos damos cuenta que hemos repetido y copiado un patrón el cual en su día nos hicieron llevar la mano a la cabeza por considerarlo un error.

Debemos querer crear nuestro propio modelo de vida, incluido el de pareja. Con nuestros propios valores, ideales y misiones. Sin olvidar de agradecer a todas las personas que pasaron o están en nuestra vida, porque sin cada una de ellas no podríamos contar nuestra propia historia. Incluso aquellas que nos hicieron daño. Gracias a todo el aprendizaje y experiencia que nos abren los ojos. Señales y cicatrices que nos hicieron crecer y madurar.

Cuando decidamos estar con alguien como compañerx de vida, como pareja, deberíamos de investigar y experimentar hasta topar con aquello que hace sentir bien a ambxs. Sin excluir sino incluyendo. Transformando y construyendo en vez de copiar y repetir.

Te quiero VS Te amo

Te amo

Ti amo

I love you

Je t’aime

Ich liebe dich

Te quiero, te amo, te deseo, te adoro…. Ninguna de estas palabras son iguales aunque vayan en la misma línea. La línea de mostrar afecto por otra persona. ¿Piensas que ‘querer’ y ‘amar’ es lo mismo? O, ¿una es más fuerte y poderosa que otra?.

La diferencia es la connotación inconsciente, o no tan consciente, de estos verbos. Querer es acción, es poseer, es dependencia, es no ser libre. Te quiero conmigo; te quiero para mi; te quiero aquí y ahora; te quiero para siempre… Aunque decimos te quiero a nuestros padres, amigos/as o parejas, hay que ser conscientes de la realidad que proyecta esta frase. Siempre creímos que demostraba el amor real y sincero mientras que la cara oculta es, dependencia y posesiónde la persona a quién va dirigida. Sobretodo si nos referimos al contexto de las relaciones de pareja. Te quiero es agarrar a alguien y posicionar lo donde uno desea encarcelando en nuestra propiedad sentimental. Demostrando las posibles carencias afectivas que tuvimos en nuestras infancia, sobretodo en los primeros cinco años de vida. Los cuales son los mas importantes y relevantes a la hora de mantener cualquier tipo de relación con otras personas.

En cambio amar proviene directamente del amor, del sentimiento del corazón, y para muchos, del alma. Proyección directa sin juicios, con libertad. Amar es aceptar a la otra persona con sus virtudes y defectos, con sus más y sus menos. Amar es dejar libertad a la otra persona, no arrinconarlos con nuestros traumas y no priorizar lo. “Primero me amo a mí. Después te amo a ti.” Amar es un amor incondicional respetando cualquier aspecto, sin anteponer ni proyectar nuestras dificultades. Ni haciendo responsable a la otra persona de lo que deseamos que nos de. Amar es no tener expectativas idealizadas de lo que tiene que ser y lo que no.