Claves para DESEAR (2ª parte)

foto  planta azul deseo.jpg

¿Cómo es tu actitud frente a la vida? ¿Sabes lo que te motiva y lo que no? ¿Cómo te proyectas hacia tu entorno? ¿Esperas a que caiga un milagro del cielo o eres creadora de tu historia?. Es hora de plantear y reflexionar sobre tu vida en general. En cómo la miras y la vives. Porque vivir la vida no es lo mismo que sentirla y desearla.
El deseo no solo está en el plano erótico o sexual si no en cualquier área de tu vida. Si no deseas lo que te rodea, lo que haces, y sobre todo, a ti mismx,  será un poco más difícil conectar con el deseo sexual o erótico.
El bienestar sexual forma parte de la felicidad y el bienestar general. Por tanto no podemos tratar esta esfera de manera aislada. El ser humano es un conjunto de experiencias, actitudes, pensamientos y aprendizajes que forman cada historia, y con ello va también el deseo.
Para fluir con la erótica hay que mantener y cuidar los otros planes vitales; tus relaciones laborales, las amistades, tu familia de origen (estar en paz con ellos y no en guerra), tu familia elegida, el tiempo libre, ocio, y repito como uno de los aspectos más importantes, tu relación contigo mismx.
¿Te habías parado a pensar en cómo otros aspectos de tu vida puede influenciar en el desarrollo de tu vida erótica y sexual? Hay muchos factores que afectan a tu deseo y tu motivación. Desde la ingesta de medicamentos, estrés, problemas emocionales, conflictos con seres queridos, estar en un entorno “tóxico”…

Sin olvidar la fluctuación del deseo, es decir, no es un aspecto fijo ni rígido si no todo lo contrario, flexible y cambiante según nuestras etapas vitales. Pretender que le deseo permanezca tal cual o como años anteriores puede causar malestar y confusión. Recomiendo escuchar nuestras necesidades y transformar el deseo según nuestro estado emocional y mundo interior.

Claves para DESEAR

Copia de CLAUDIA KOSLER INSTAGRAM (2).png

Descubrir y explorar tu cuerpo te llevará a conocer tu propio placer. Ser dueñx de tu propio cuerpo y placer te hará disfrutar de una manera más libre las relaciones sexuales.

Erotizar mente y contexto. Fantasear. Leer novelas eróticas. Recuperar recuerdos placenteros, excitantes. Videografía erótica.

Saborea cada momento, cada práctica, cada persona(s).

Empatíza con tu pareja o compañerx sexual; si quieres sentir placer, siente a la otra persona como si fueras tú. Menos egoísmo y más compartir.

Actívate! Ponte en marcha. El deseo no vendrá a buscarte. Tú eres responsable de dar luz a tus ganas y necesidades sexuales.

Renovarse o aburrirse. El aburrimiento es uno de los mayores enemigos del deseo sexual. La renovación explorando nuevas prácticas eróticas, añadiendo juguetería erótica o juegos de mesa adaptados, o cambiando la perspectiva de cómo vivir y disfrutar tu sexualidad.

Si quieres iniciar un proceso de crecimiento erótico escríbeme a 📩 koslerclaudia@gmail.com

Y tú, ¿Qué trucos tienes para reavivir el deseo? O, ¿Qué dificultades encuentras?

📄Inspirado en el modelo DESEA de Lara Castro