Enamoramiento. ¿Qué ocurre en esta fase del amor?

frase jung post.png

•       Por qué nos enamoramos y por qué a veces, aunque queramos, no lo conseguimos?

Aunque sea en alguna medida privarle del componente "mágico" con el que lo dotamos, el enamoramiento es, también y significativamente, una fase química cerebral. Investigadores de la University College de Londres captaron imágenes de cerebros enamorados en las cuáles se podían ver, no solo descargas neuronales y activación de ciertas partes del cerebro, como el córtex anterior cingulado - las drogas sintéticas también activan esta área produciendo la euforia, ¿amor como droga?- sino la inactivación de ciertas áreas del lóbulo frontal responsables de los juicios y  la valoración sobre las personas. Este es el fundamento científico de la cita, tan asumida, ‘el amor es ciego’. Sin embargo esta ceguera oscila entre los seis meses y los dos años aproximadamente, dependiendo de la persona y, por supuesto, de los acontecimientos transcurridos durante ese periodo de tiempo. Además hay que sumar la activación hormonal que se provoca: la feniletilamina, relacionada directamente con la fase de enamoramiento; la dopamina, causante de las sensaciones de deseo e impulsa a repetir lo que nos ha producido placer; la oxitocina y norepinefrina, que activan el deseo sexual; sumariamente, podemos decir que en conjunto activan los neurotransmisores que intervienen en la primera etapa del amor, el enamoramiento. ¿Sabías cómo se produce el aumento de segregación de oxitocina? Con abrazos, besos, caricias y orgasmos, claro. De ahí que se diga que los enamorados y enamoradas están continuamente “pegados”, que es un elemento central de su vida. El baile de feromonas influye en la atracción de los amantes. ¿Pero por qué se producen estos fenómenos cerebrales?

Se dice que los hombres comienzan un idilio por una atracción visual, las mujeres por la vía auditiva y ambos coindicen en el olfato. Evidentemente no son los únicos elementos que influyen a la hora de enamorarse, no sólo es "química" (a pesar de la frase que hemos oído tantas veces de "había (o no) química": ya que también cabe mencionar la compatibilidad de valores y filosofía de vida, o no, el encaje con una manera propia de concebir la existencia. A lo largo de los tiempos se ha visto como personas de ‘polos opuestos’ se atraen. En la fase del enamoramiento “todo vale”, aunque una vez se haya transitado hacia el amor maduro habrá otras variables que influyan para consolidar de manera estable la relación afectiva. Y es en ese momento dónde se comprobará si son relaciones afectivas fructíferas o no: si las dos partes "ganan".

Cabe destacar que el amor surge en nuestras vidas y no siempre aparece cuando lo buscamos, aunque una actitud receptiva desde luego colabora. No podemos constreñir la química de nuestro organismo pero sí ayudarle.

Como dijo Carl G. Jung : “ El encuentro de dos personas es como el contacto de dos sustancias químicas: si hay alguna reacción, ambas se transforman”.

 

•       Si alguien no se enamora de nosotros, es culpa nuestra, o pueden influir otras circunstancias suyas personales, el momento, etc.?

Si no hay química, no hay enamoramiento (aunque no basta la química). En primera instancia no se trata de culpa sino de un proceso biológico, acompañado de cuestiones culturales. No podemos forzar la ‘máquina’ en trabajos que no puede afrontar. No olvidemos tampoco que hay momentos vitales en los que los cuáles hay tanto desapego de nuestro propio cuerpo –emociones y sentimientos- como del entorno. En esa tesitura de atonía vital es poco probable que salte la ’chispa del amor’.

Tendemos, de otra parte, a obcecarnos con una sola persona obviando otras oportunidades que nos ofrece la vida. ¿Por qué perder el tiempo en alguien que no muestra interés en nosotras? En el amor hay que estar y salir mejor de lo que entramos.

Joan Garriga dice: La vida es una danza de ganancias y pérdidas. Fracaso o éxito depende de la medida con la que evaluemos las cosas.

 

•       En una pareja, a veces uno tarda más que otro en enamorarse. Cuánto sería razonable esperar? Podemos hacer algo para que el otro se enamore?

No se trata de tiempos sino de procesos de reconocimiento afectivos. En ocasiones las personas dudan de sus propios sentimientos, o les cuesta identificar, a la hora de consolidar una relación afectiva, si es amor o simplemente atracción desde el deseo sexual (es decir, meramente amantes de sábanas).

Respecto a la segunda pregunta y retomando parte de la respuesta de la anterior, si no hay química (en el complejo sentido que le hemos dado a este término, que por supuesto no se reduce a "lo físico"), no hay enamoramiento, por lo tanto no podemos obligar a las personas a que se enamoren de nosotras. Se podría decir que surge o no. Consecuentemente no hay que esperar si no hay indicios afectivos en este sentido de la otra persona en un plazo razonable. Debemos dejar atrás los falsos mitos de ‘ Se está haciendo el fuerte’ o ‘Se hace la estrecha’. Además de tener  sesgos negativos y constituir estereotipos de género, no son nada eficientes a la hora de crear una relación afectiva sana y estable.

 

•       Deberíamos estar con alguien que sabemos que no está enamorado de nosotros? Aunque nos lo diga claramente y sólo sea un rollo? O corremos el riesgo de crearnos falsas expectativas y sufrir?

Las expectativas irreales creadas en nuestras mentes, en esta etapa del enamoramiento, nos hacen caer en la ilusión de creer en un cambio radical de opinión;  el amor romántico tal como hoy lo concebimos es una construcción también de la literatura y el cine; no siempre, en otras épocas, fue así,  ni mucho menos; qué ocurre, pues que a menudo en estas creaciones literarias o cinematográficas -y en las nuevas ofertas tecnológicas- asistimos a un vuelco, normalmente al final de la obra, que emite el mensaje de todo es posible, aún en medio del mayor drama, y la realidad es otra cosa. La ficción supera la realidad pero en el amor no sucede que vuelcos inimaginables sean lo más habitual en la vida diaria; de hecho es lo menos frecuente, por no decir que es casi inexistente.

El dolor es inevitable ante noticias que no son de nuestro agrado. Sin embargo el sufrimiento es opcional. Empeñarse en una relación donde una persona te expresa claramente que no está enamorada es lo más parecido a conducir con los ojos vendados. Sabes qué acabará la historia con trágico final -o al menos nada agradable- pero no cómo.

Aunque veamos parejas en la que identificamos que una persona no está enamorada, posiblemente se trate de una relación por otros intereses -no necesariamente criticables, claro, e incluso perfectamente dignos- o se  haya creado un vínculo desde la dependencia emocional. Si existe este elemento de dependencia, no hay amor, hay una obsesión subida a un vagón descarrilado de carencias afectivas-emocionales, baja autoestima, falta de confianza, miedos, conformismo o patrones tóxicos relacionales.

 

•       Por qué nos afecta tanto que nos digan que no se han enamorado de nosotros? Cuánto tiene esto que ver con la autoestima o la confianza en uno mismo?

A las personas que les traumatiza un hecho de esta índole, en su mayoría,  denotan una autoestima baja, un desajuste en su  amor propio, poca capacidad de gestionar malas noticias y una baja tolerancia a fracasos afectivos. Claro que no podemos gustarle a todo el mundo. Frecuentemente observamos cómo vivimos en una sociedad con poca resistencia frente a pérdidas afectivas, con pocas estrategias de resiliencia y difuminadas líneas de comprensión sobre los sentimientos ajenos. El tema primordial en mi consulta privada y en el chat médico (Mediquo) son los desamores, cómo recuperar a mi ex pareja, cómo puedo gustar más, el no me siento deseada, las relaciones tóxicas... todo en un marco de talleres para fomentar el deseo, el buen amor, técnicas de seducción... que culminan en 1001 –millones- de libros de autoayuda sobre el amor y las relaciones de pareja. Es el ‘temazo’  de las relaciones humanas,  capaz de quitarnos el sueño, las ganas de comer y la motivación por trabajar.

Como dijo Alain: "Coloca las cosas a la distancia que merecen".

 

•       Puede darnos algunas pautas o consejos para admitir, cuando tú estás enamorada, que el otro no te quiere y poder superarlo?

Si nos valoramos, amamos y cuidamos a nosotras mismas como las primeras protagonistas de nuestra historia desde un principio, es decir, no esperando  a que nos rompan el corazón para darnos cuenta  de que somos suficientemente merecedoras de amor, aunque a veces no sea correspondido, nos ahorraríamos muchos dramas y disgustos. ¡Aún así el dolor y tristeza son necesarios! No podemos eludir las emociones. Aceptemos que somos seres navegando en mares de emociones, sentimientos y pensamientos. Aprendamos a gestionar y tolerar los fracasos y las situaciones vividas como desagradables. Casi toda experiencia finalmente es un éxito a nivel vivencial y experiencial, si se maneja adecuadamente.

Practiquemos la empatía, la escucha activa, la comprensión, la aceptación de diferentes puntos de vista. Dejemos un egoísmo sordo y ciego de lado y seamos tolerantes con aquello que no concuerde con nuestras pretensiones, aunque nos duela.  Sin embargo, si no tenemos una buena y sólida base de autoestima, amor propio y confianza, da igual que te den las mejores pautas para sobrellevar las malas noticias. La alternativa empieza por la aceptación de que no a todo el mundo le vamos a gustar ni vamos a enamorar eternamente en todos los casos. La vida puede ser a veces una comedia, pero eso no impide vivirla con seriedad (y alegría).

Entrevista realizada para Elle Magazine España

https://www.elle.com/es/living/pareja-sexo/a22819426/como-aceptar-que-el-no-se-ha-enamorado/

AMAR

amar.png

El arte de amar es un aprendizaje constante que nos ayuda a madurar, crecer y evolucionar. Va mas allá de una relación personal. Podemos manifestar el amor en diversas formas: amor erótico, amor fraternal, amor por unx mismx...

Es una acción sentimental de tú contigo mismx; de dentro hacia fuera.

El amor se construye desde una realidad y no a partir de una idealización repleta de expectativas inalcanzables. Dentro de esta realidad hay una maleta llena de sentimientos y acontecimientos asociados a cómo amamos. Incluyendo los errores.

Como dijo Eric Fromm: << El amor intenta entender, convencer, vivificar. Por este motivo, el que ama se transforma constantemente. Capta más, observa más, es más productivo, es más si mismx>>.
• 
El amor es un sentimiento de creación💙

Si quieres empezar un proceso de crecimiento personal escríbeme a 📩 koslerclaudia@gmail.com

Y tú, ¿Cómo te transforma el amor?

Crecimiento Erótico

CE.jpg

CRECIMIENTO ERÓTICO

 

La sexualidad puede trabajarse desde el empoderamiento personal, reconectando  con la esencia y la energía vital que posee cada persona. El crecimiento erótico se basa en potenciar todas aquellas áreas de la sexualidad para alcanzar un bienestar erótico y sexual con una de las relaciones más importante, la relación con unx mismx. Una vez alcanzado este punto se podrá potenciar y mejorar las relaciones eróticas y sexuales con quien elijamos. Indiferentemente del tipo de relación que se esté creando.

El crecimiento erótico es un proceso parecido al crecimiento personal. En esta caso se centrará todos los trabajos de las sesiones en la esfera erótica y sexual. Remarcando el proceso como proyecto del presente hacia el futuro. En el caso de ir avanzado en dicho proceso, si surgiera un bloqueo o limitación –asuntos del pasado-, se deberá pausar el trabajo para comenzar una psicoterapia y sanar los temas personales que hayan aflorado. Previamente se definirá los objetivos según la demanda, es decir, es la persona quien elije qué quiere trabajar y no el profesional. El profesional es una herramienta de guía , acompañamiento y apoyo para la persona.

El crecimiento erótico forma parte del camino personal y evolutivo de la persona. Se irán aportan herramientas y recursos para trabajar tanto en sesión como en el día a día los siguientes aspectos:

 

Ø Inteligencia erótica

Ø Autoestima sexual

Ø Asertividad sexual

Ø Empatía sexual

Ø Derechos sexuales

Ø Deseo

Ø Pasión

Ø 5 sentidos sexuales

Ø Seducción

Ø Fantasías eróticas

Ø Salud sexual

Ø Formas de vivir la(s) sexualidad(es)

Ø Creencias sexuales

Ø Juguetería erótica…

 

Según la demanda de la persona se realizará un plan de acción activo y dinámico para poner en práctica desde la primera sesión. Es importante trabajar de una forma holística, teniendo en cuenta la propia historia personal y familiar. No se trata solo de potenciar la sexualidad y el eroticismo de la persona si no de darse cuenta quien es como amante – en la actualidad- y qué tipo de amante quiere construir –para el futuro- a partir de la sesión 0. Amante entendido como persona que participa en el arte y juego del eroticismo, del amor y la sexualidad.

Se creará un camino de autoconocimiento y empoderamiento erótico al ritmo que la persona marque. Proceso de tomar poder, fuerza y vitalidad alimentando uno de nuestros pilares más potentes, la líbido. La energía sexual creadora y motivadora. Energía movilizadora.

Proporcionar nuevas perspectivas sobre la sexualidad para desarrollar un nuevo modelo desde el placer, el disfrute, el goce, el respeto y la salud, entre otros aspectos igual de importantes. La magia de un proceso de crecimiento erótico es la propia esencia de quien inicia este camino, a su ritmo. Desvelando sus propias habilidades y estrategias para florecer y tomar las riendas de su vida erótica.

 

   Como psicosexóloga me apasiona acompañar en cada proceso y ver como las personas aprenden, crecen y despiertan buscando su mejor versión. La clave de un proceso es ‘darse cuenta’ de quién eres, dónde estás y qué sientes en el ‘aquí y ahora’ para crear el futuro que deseas.

 

Si tienes dudas en comenzar un proceso de crecimiento erótico, puedes ir contestando las siguientes preguntas y enviármelas a mi correo.

 

-       ¿Qué significa para mi, la sexualidad?

-       ¿Qué tipo de amante soy?

-       ¿Cómo estoy viviendo mi sexualidad?

-       ¿Son satisfactorias mis relaciones sexuales?

-       ¿Puedo expresarme sexualmente de una manera libre?

-       ¿Me deseo?

-       ¿Qué me falta para tener la vida erótica y sexual que deseo?

-       ¿Cuán de erótica es mi vida?

-       ¿Cuáles son mi creencias sexuales?

 

 

 

‘Conoce, ama y respeta tu cuerpo. Es el templo que alberga un poder sagrado, tu sexualidad.’

 

‘Una vida sexual plena y sana, es una vida llena de placer, gozo y disfrute’

 

 

Cualquier duda o comentario puedes escribirme a koslerclaudia@gmail.com.

Hablemos de Sexo

Hablemos de sexo1.jpg

En el siguiente enlace, os comparto una nota de prensa en la cual colaboré aportando, unos consejos básicos para comenzar conversaciones sobre sexualidad en pareja(s). La sexualidad no solo se practica, se habla, se entiende y se comparte de forma verbal para afianzar el vínculo con nuestra pareja(s). Y en la caso de las personas solterxs es otra manera de conocer y compartir aquellos aspectos sexuales que nos agradan o desagradan. La clave de la conversación sexual es poder disfrutar y gozar de las relaciones sexuales sin tener que adivinar qué puede gustar o no a la otra persona.

http://www.abc.es/familia/parejas/abci-conversaciones-sexuales-toda-pareja-deberia-tener-201805221738_noticia.html

Como psicosexóloga uno de los aspectos a trabajar -en terapia o crecimiento erótico- son las herramientas de comunicación en el ámbitos sexual. Asertividad, empatía, vergüenza, creencias limitadoras...

'La SEXUALIDAD hablada es aquella en la cual podemos compartir y expresar aquellos aspectos que nos gustan y nos disgutan con total libertad'.

  Cualquier duda o comentario puedes escribirme a koslerclaudia@gmail.com.

Crea, no imites.

Actualmente seguimos copiando, inconscientemente, los modelos de vida de nuestra familia, sobretodo de nuestros padres o lo que dicta la sociedad. Sumada a la cultura que vivamos. No solo copiamos la manera de vivir si no los contenidos como los valores, ideales o misiones.  Pero sobretodo, los modelos de pareja. Tendemos a tener una relación de pareja semejante a la de nuestros padres o incluso de nuestros abuelos.  Todo atraído desde el inconsciente. Al final yal cabo, repetimos los mismos modelos de conducta como si estuviéramos cortados por el mismo patrón. Esto tampoco quiere decir que absolutamente todo el mundo siga este río pero sí, la mayoría.

Muchas personas tienen muy claro el querer cambiar, mejorar o eliminar ciertos patrones de sus vidas en cambio, otras no. Ya sea por ignorar este suceso o por estar cómodamente instalados en el estilo “habitual” de vida. 

Un gran porcentaje de la población no se para a pensar si es lo correctamente adecuado para ellxs mismxs. Si realmente es lo que quieren. A veces no hay la capacidad suficiente para entender porqué ciertos patrones no nos hacen sentir bien, en paz. En ocasiones no se fluye en el cauce adecuado pero se intenta nadar a contra corriente como un salmón que se dispone a desovar. Aquí la diferencia es que para el salmón es ley de vida, es natural. Nosotrxs debemos encontrar donde sentirnos bien, cómodxs, con fluidez, con paz y armonía.

En momentos nos damos cuenta de lo que hicimos mal, ya sea en una relación de amistad, laboral o de pareja, a veces a tiempos, a veces tarde.  Nos damos cuenta que hemos repetido y copiado un patrón el cual en su día nos hicieron llevar la mano a la cabeza por considerarlo un error.

Debemos querer crear nuestro propio modelo de vida, incluido el de pareja. Con nuestros propios valores, ideales y misiones. Sin olvidar de agradecer a todas las personas que pasaron o están en nuestra vida, porque sin cada una de ellas no podríamos contar nuestra propia historia. Incluso aquellas que nos hicieron daño. Gracias a todo el aprendizaje y experiencia que nos abren los ojos. Señales y cicatrices que nos hicieron crecer y madurar.

Cuando decidamos estar con alguien como compañerx de vida, como pareja, deberíamos de investigar y experimentar hasta topar con aquello que hace sentir bien a ambxs. Sin excluir sino incluyendo. Transformando y construyendo en vez de copiar y repetir.

Una clave en las relaciones de pareja

Una relación de pareja debe tener en cuenta unos aspectos básicos como son la comunicación, el respeto, la negociación, la aceptación de diferencias y las responsabilidades compartidas.  Pero se nos suele olvidar una de las más importantes, el espacio individual de cada miembro. Su propia historia, camino y vida como ser individual. Muchas veces las parejas cometen el error en caer en la creencia o el mito de ser ‘UNX’ como pareja. ERROR!! Esto traerá mas conflictos y problemas a la pareja, creará situaciones mas complicadas en vez de fáciles. Respetar el espacio vital de cada unx es uno de los aspectos más importantes dentro de una relación de pareja sana. Compartir más allá de la exclusividad de la pareja es una clave.

Somos seres sociables y necesitamos el contacto con otras personas; hablar con tus amigxs, ver un partido de fútbol mientras te bebes una cerveza, irte de compras con tus amigxs, salir de fiesta con tus compañerxs de trabajo…

No importa si no se comparten o se tienen los mismos gustos u hobbies. No pasa nada si no se hace todas las actividades del día a día juntxs. Lo que importa es encontrar un equilibrio y construir otro camino entre lxs dos. Con nuevos proyectos y nuevas actividades u hobbies. Crear el camino de vuestra relación de pareja.

 

 

‘Una relación de pareja es un equipo de 3. Tú camino, su camino y vuestro camino’

CUANDO EL CEPILLO DE DIENTES ENTRA POR LA PUERTA, EL AMOR SALE POR LA VENTANA.

Sensación de que todo ES y SERÁ perfecto. Pensamientos de YA es el momento. Suenan campanas en el mundo idílico, solo estáis vosotros. Quizás la mascota de alguno de los dos también se apunte a la aventura.

Paquetes, cajas y maletas. Dejar atrás una historia, una etapa para comenzar otra nueva. Encaminarte hacia otra estancia y no a solas. Camino cargado con vuestras mejores ideas, sueños, energías y expectativas. Dejáis atrás viejos recuerdos haciendo hueco a los nuevos.

Motivación, ilusión y ganas son los recursos que cargáis en vuestros macutos para la nueva etapa vital.

Abandonáis el piso de solteros, de compañeros desconocidos o incluso, la casa de vuestros padres para ir a vuestro “nido de amor”. O quizás salís de otro. O ya vivíais solos.

Novatos o expertos en convivencia se mezclan en cuatro paredes llenas de pasión. Paredes que se pintan con vuestros mejores propósitos.

Pasan los días, las semanas y los meses y de repente sin saber porqué, nacen los conflictos y las discusiones. Desacuerdos y no tan acuerdos. Problemas por quién hace más o menos tareas en casa, quién es el ordenado o desordenado. Quién manda o quién es arrastrado por la pasividad de no hacer nada, y así, una larga lista que cada pareja podrá continuar con sus propias experiencias y vivencias.

¿Se fue el amor? No. Pero si se cometió un ‘error’. ¿Quién de vosotros antes de irse a vivir con su pareja plantea o expone como es en casa? ¿Cuáles son vuestras leyes o normas no escritas a la hora de vivir en casa? Fuera del romanticismo y el mundo perfecto de los enamorados hay que ser realistas y la mayoría de las parejas se lanzan a la aventura de convivir a ciegas. Sin saber como es la otra persona en su propio “habitat”.

Se ahorrarían muchos conflictos, problemas y discusiones si diéramos el primer paso, HABLAR SOBRE LA FUTURA CONVIVENCIA; Qué nos gusta y nos disgusta, cómo suele ser nuestra rutina en casa, nuestras propias leyes o normas no escritas, etc. La finalidad es poder tener una convivencia con más armonía y menos problemas.

Tampoco quiere decir que todas las parejas pasen por esto pero sí la mayoría. Unas se hacen mas fuertes porque aprenden a gestionar y complementarse como pareja. En cambio otras entran en la guerra de ‘quién puede más’ y en vez de formar equipo y crecer siguen la dinámica de competir y luchar.

 

Porque cuando el cepillo de dientes entra por la puerta, el amor sale por la ventana. Y para que éste amor no se lance al vacío hay que cuidarlo, comprometerse y sobretodo, negociar y llegar a acuerdos que sean beneficiosos para ambos.